Tesina di diritto in spagnolo
shy
shy29 maggio 2013

Questo è un documento Store

messo in vendita da shy

e scaricabile solo a pagamento

Tesina di diritto in spagnolo

DOC (129 KB)
28 pagine
329Numero di visite
Descrizione
Teoria e diritto dell'argomentazione. Tesi in lingua spagnola su: iurispositivismo y iusnaturalismo; origen de la concepcion hegemonica del derecho; caracterizacion de las normas; ordenamiento juridico; conceptos juridic...
15.99
Prezzo del documento
Scarica il documento

Questo documento è messo in vendita dall'utente shy: potrai scaricarlo in formato digitale subito dopo averlo acquistato! Più dettagli

Anteprima2 pagine / 28

Questa è solo un'anteprima

2 pagine mostrate su 28 totali

Scarica il documento

Questa è solo un'anteprima

2 pagine mostrate su 28 totali

Scarica il documento

Questa è solo un'anteprima

2 pagine mostrate su 28 totali

Scarica il documento

tema n. 1 ­iurispositivismo y iusnaturalismo

A lo largo de la historia de la humanidad se ha hablado del Derecho Natural oponiendo su concepto a  aquello del derecho positivo. Ambos representan las dos caras de una misma moneda.

El   derecho  positivo   proclama   el   cumplimiento  de   las   normas   jurídicas,   sin   tener   en   cuenta   su  contenido, para lograr, sobre todo, la seguridad colectiva. Para los positivistas las leyes no son en sí  mismas,  buenas o malas,   justas o  injustas,  sino válidas o inválidas,  según sean dictadas por una  autoridad   competente,   de   acuerdo   a   los   procedimientos   legalmente   establecidos,   o   no,  respectivamente.

El iuspositivismo entiende que derecho y moral son conceptos distintos no identificables y, por esta  razon, se considera una doctrina libre de valores que establece lo justo y lo injusto con base, única y  exclusivamente, en los dictados del poder soberano, y no en un derecho que se pretende superior. 

Para el positivismo jurídico, el derecho (que no es otro más que el derecho positivo) no persigue  ningún fin inmanente y ni se refiere ni está sujeto a ningún contenido preestablecido; emana de un  procedimiento   formal.  Más   aún,   el  derecho  está  históricamente  determinado por  el   tiempo y  el  espacio de cada formación estatal, o sea, es contingente. Por eso para el iuspositivismo, el derecho  positivo es  formal,  porque no se define ni por las acciones que regula, ni por sus fines; se define  únicamente   con  relación  a   la   autoridad  que  establece   las  normas,  o   sea,   con   respecto  al  poder  soberano. En pocas palabras, para el iuspositivismo, detrás de la ley no hay nada más que la voluntad  soberana: autoritas non veritas facit legem. 

Por esto, se dice que otra de las características básicas del iuspositivismo (además del formalismo) es  el  imperativismo.  Para el positivismo jurídico, el derecho es el conjunto de normas con las que el  soberano  ordena  o  prohíbe  determinados   comportamientos   a   sus   súbditos;   es   un  mandato.  Ello  explicaría por qué todos los individuos acatan los dictados del derecho positivo: saben que, de no  hacerlo, tendrían que enfrentarse a la pena y a la coacción que impone el Estado a quienes cometen  actos ilícitos. 

El iuspositivismo es tan antiguo como el derecho mismo, aunque alcanzó su mayor desarrollo teórico  a partir de los escritos del filósofo inglés Thomas Hobbes, aplicados al ámbito jurídico por Jeremy  Bentham.  Sin   embargo,   el   verdadero   pilar   del   Iuspositivismo,   que   define   al  Derecho   como  un  producto únicamente de la voluntad del legislador, y a las consecuencias de Derecho como el mero  resultado lógico de colocarse en el supuesto jurídico del que se trate en lo ordenado, es el austriaco  Hans Kelsen, autor de "Teoría pura del Derecho". 

Estos autores no niegan la existencia de los derechos humanos, pero como creaciones del legislador, y  no como reconocimiento de facultades naturales, que posee el individuo desde su nacimiento. Niegan  sí, por lo tanto, el derecho natural.

Por el  contrario,   los defensores del  derecho natural,  no niegan el  derecho positivo,  en sí  mismo  evidente  (está escrito), pero afirman que por sobre éste está el Derecho Natural, que los romanos  definieron como aquel que pertenece tanto a los hombres como a los animales. Es el Derecho que  existe antes que el legislador y el jurista, el que ellos tienen que descubrir, al redactar, o aplicar la  norma. Si la norma elaborada es contraria a la verdad y a la justicia, debe resistirse a la aplicación de  la ley, de lo contrario, estaríamos a merced de la arbitrariedad de los legisladores. 

El   iusnaturalismo sostiene que el  derecho vale  y  obliga no porque lo haya creado un legislador  soberano o porque tenga su origen en cualquiera de las fuentes formales, sino "por la bondad o  justicia intrínsecas de su contenido". Su validez universal deriva del supuesto de que cualquiera que  hiciera uso de su propia razón podría distinguir lo bueno de lo malo, y lo justo de lo injusto, conforme  a un hipotético orden justo, racional, universal y necesario. 

A la pregunta de come se puede saber cuáles son esos principios fundamentales, los iusnaturalistas  responden que, dado que el derecho natural es trascendente (inmutable en el tiempo y uniforme en el  espacio), es imposible que dos seres racionales tengan nociones contrapuestas respecto de las normas  naturales de conducta. Estas normas se fundan en un orden (racional o divino) anterior y superior a la  contingencia humana. Orden que, podría decirse que "desde siempre", ha determinado lo justo y lo  bueno   con   independencia   del   tiempo   y   del   espacio.   Por   eso   el   derecho   positivo   nunca   debe  contradecir al derecho natural y, llegado el caso, siempre debe prevalecer el derecho natural sobre el  positivo pues, se debe suponer que pueden equivocarse los hombres pero no la naturaleza (divina o  racional) en que se funda el derecho natural. 

El iusnaturalismo es una doctrina filosófica tan antigua como la disputa que tenían Sócrates y los  sofistas  por  distinguir   aquello  que  estaba  dictado por   la  naturaleza  de  lo  que  era   establecido  y  convenido por los hombres;  pero a su vez es tan moderna como las teorías políticas de los siglos  XVII y XVIII que explican el origen y el fundamento del poder político con base en la existencia de  derechos naturales, anteriores a la conformación del Estado. 

El problema del iusnaturalismo es que sus defensore se apelan a un orden trascendente pero nunca  señalan quién establece y determina los contenidos de esos supuestos dictados de la naturaleza o de la  razón. Por eso la pretensión de deducir el derecho natural a partir de un supuesto orden justo y bueno,  universal y trascendente, conlleva el riesgo de justificar, en nombre de ese mismo orden, leyes que a  todas  luces podrían resultar más peligrosas para la sociedad que las que dicta un Estado legal y  legítimamente constituido. 

Ahora   bien,   para   muchos   juristas   el   iuspositivismo   tiene   más   ventajas   explicativas   que   el  iusnaturalismo. Apelar a un orden natural y trascendente, como justificación última de la validez de  las leyes civiles, es más difícil que reconocer la validez de las mismas únicamente por la fuente de su  poder. 

Por ello, aunque es cierto que el enunciado positivista "detrás de la ley sólo está el poder" puede dar  origen y justificación a regímenes autoritarios, también es cierto que la pretendida inocencia de apelar 

a un orden trascendente puede derivar, asimismo, en un régimen autoritario (aunque éste justifique su  poder mediante criterios y argumentos supuestamente universales y trascendentales).

tema n. 2 ­ origen de la concepcion hegemonica del derecho –

El concepto hegemónico del derecho es el que lo relaciona exclusivamente con el Estado, es decir, el  que entiende el derecho como derecho estatal únicamente. 

El derecho es un producto social; es toda la sociedad la que produce el derecho, indipendientemente  de  que  exista  históricamente  un  control  minoritario  de  dicha  producción.  El  poder   social   actúa  originariamente en forma de poder constituyente creando el Estado y sus leyes básicas o Constitución,  que a su vez conformará  el  poder constituido que producirá  el  ordenamiento jurídico en sus dos  realidades,   la  fáctica y  la  legitimadora.  Así  es  que se considera al  Estado como el  único poder  legitimado para mediar entre la sociedad y el derecho. Será el Estado la única forma de poder con  legitimidad para hacer que ciertas normas se conviertan en normas jurídicas, en derecho. 

El derecho es una fuerza, una fuerza monopolizada, pues requiere unidad para ser respetada. Esta  fuerza esta institucionalizada, organizada y controlada por el  Estado, que intenta lograr cohesión y  aceptación. El Estado es el gran mediador entre la sociedad y el derecho, es decir, que algunas de las  normas sociales, aquellas que se dan originariamente en la sociedad civil, a través del poder mediador  del Estado se convierten en normas jurídicas. Para que las relaciones entre el poder social y el poder  político­jurídico sean eficaces y legítimas se necesita que la forma del poder político, el Estado, sea  un régimen democrático, donde se afirme, aunque sea sólo formalmente, la libre y igual participación  de todos. 

Durante   la  Edad Media   el  Derecho  y  el   estado han   tenido  una  vinculación casi  nula,  pues   los  gobiernos eran plurarquicos y el Derecho resultado de una costumbre jurídica. El Estado entonces era  el soberano el que tenia la hegemonía sobre la sociedad y el creador de leyes. Con la entrada a la  modernidad el Derecho se vinculo al Estado produciéndose una vinculación mutua, el Estado necesita  del Derecho para gobernarse y el Derecho utiliza el poder del Estado para sostenerse. El poder y el  Derecho tienen una relación tan estrecha que no puede comprenderse uno sin el otro: desde el punto  de vista externo el poder es el fundamento de validez del Derecho, desde el punto de vista interno el  Derecho es una herramienta reguladora del poder, pues todo poder competente esta regulado por una  norma jurídica.

Uno de los elemento esenciales del concepto de Estado Moderno es el de soberania, entendida como  una   característica   del   poder   político   que   lo   unifica,   absolutiza   y   perpetua.  Ahora,   una   de   las  caracteristicas fundamentales de la soberania es la capacidad de producir normas jurídicas. Así, pues,  si el Estado es el portador del poder soberano, todo aquello que de él provenga deberá ser cumplido  estríctamente. 

La especificidad del dercho positivo vinculado al nacimiento del Estado moderno reside en su interés  por regular  la violencia  ilegítima ejercida fuera de los límites del Estado de dercho. Violencia y  derecho se convierten, así, en dos conceptos inseparables: el ejercicio legítimo de la violencia por  parte  del  derecho se apoya en que  el  Estado moderno mediante el  ejercicio de  la   soberanía  ha 

obtenido la capacidad de ejercer legítimamente la violencia, convirtiendo al poder estatal en el único  y exclusivo sujeto de la política.

El   estado   soberano   ha   conseguido   con   éxito   el   monopolio   de   la   coacción   física   y   legítima,  convirtiéndose   en   la   unidad   social   suprema de  decisión  y   acción   frente   a   las   demás   instancias  autónomas. 

El estado es una forma política concreta de organizar la comunidad o conjunto social. Este hecho nos  confirma que la forma de estado que conoscemos en la actualidad no ha existido siempre y que ni tan  siquiera ha aparecido in todos los lugares ni como producto del mismo proceso. 

En el Estado absolutista, el soberano es el rey, él es el poder que está por encima de todos, es el que  unifica todas las funciones del poder político y no admite límite ni contrapeso ni crítica. Para limitar  al Estado absolutista va surgiendo el Estado de derecho. 

En el Estado absolutista el poder se instituye desde arriba, no surge del pueblo, sino del poder mismo,  es un poder único sin divisiones ni separaciones, es un poder que inunda a la sociedad, que la domina  y la avasalla; el individuo carece de fuerza frente a ese poder. 

Para   limitar   el  poder   absoluto  del   soberano  se  va  desarrollando  la   idea  del  Estado de  derecho,  entonces surgen conceptos como la división o separación de poderes. Aparece el parlamento, que  genera un contrapeso al  monarca  absoluto,  y  los  tribunales van adquiriendo autonomía frente  al  soberano y surge el  concepto de la soberanía popular,  es decir,  el  pueblo como soberano, no el  monarca y el de los derechos humanos como reivindicación jurídica de los individuos frente al poder  del Estado. La democracia forma parte de esta evolución buscando la legitimación del poder por el  ciudadano, materializando así la soberanía del pueblo.  

Esta evolución que se da a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX permite dar a luz el concepto de  Estado de derecho. Ya no hay un monarca absoluto, tampoco se concentra el poder en un solo órgano,  se establecen contrapesos, los individuos ponen límites al poder del Estado, y el poder político se  legitima con el voto de los ciudadanos. 

tema n. 4 ­ caracterizacion de las normas –

Como adfirma Bobbio: “nuestra vida se desenvuelve dentro de un mundo de normas”. La mayor parte  de estas normas se han vuelto tan comunes y ordinarias que ya no nos damos cuenta de su presencia.  Hay varias  clases de normas:  las morales,  los usos, las costumbres,  las religiosas  y las jurídicas.  Todas   estas   reglas   son   muy   diversas   pero   tienen   un   elemento   común   que   consiste   en   ser  proposiciones que tienen como fin influir en el comportamiento de los individuos y de los grupos  hacia ciertos objetivos.

Las normas jurídicas son las reglas de conducta, sancionadas por el Estado a través de sus órganos  legislativos,   por   los   procedimientos   legalmente   previstos,   y   que   contienen   sanción   en   caso   de  incumplimiento. Se diferencian de otras normas de conducta en su carácter heterónomo (impuesto por  otro),  bilateral  (frente al sujeto obligado a cumplir la norma, existe otro facultado para exigir su  cumplimiento),  coercible  (exigible   por   medio   de  sanciones   tangibles)   y  externo  (importa   el  cumplimiento de la norma, no el estar convencido de la misma).

La relación entre ordenamiento jurídico y norma es el de todo con la parte; es de carácter cuantitativo:  el ordenamiento jurídico esta constituido por el conjunto de las normas jurídicas.

Desde una perspectiva semiotica las normas sono significados y, mas concretamente, significados de  un lenguaje que, directa o indirectamente, esta destinado a influir sobre la conducta. Es importantente  distinguir, en este sentido, entre dos conceptos cuyo empleo es confundido muchas veces en la cultura  jurídica:   aquel   de   norma   y   aquel   de   disposición.  Por   “disposición”   se   entiende   la   formulación  gramatical o lingüística en la que se expresa un significado normativo, mientras que una “norma”  sería el significado que se otorga u obtiene al interpretar la disposición.

Por cuanto concierne la clasificación de las normas jurídicas, es necesario señalar que no hay sólo una  clasificación   tipo   de   las   normas   jurídicas.   Por   el   contrario,   las   normas   jurídicas   pueden   ser  clasificadas   y   tipificadas   de  muy   distintas   maneras,   atendiendo   a   los   objetivos   o   fines   de   la  clasificación. Por esta razón, resulta absurdo pretender una clasificación tipo de las normas jurídicas.

Un primero criterio clasificador atiende a  los  tres elementos que intervienen en la conformación  teórica de las normas jurídicas: sujeto activo, sujeto pasivo y objeto.

El elemento “sujeto activo” hace referencia a la autoridad de la que emana la norma y puede ser:  personal o  impersonal o individual o colectivo.  El sujeto activo es personal si  está  determinado,  mientras   es   impersonal   si   no   es   posible   identificar   ninguna   autoridad   normativa   concreta;   es  individual si se trata de un órgano unipersonal, mientras que es colectivo si el órgano es pluripersonal.  Atendiendo,  pues,  al   sujeto activo,   las  normas  jurídicas  podrán ser  personales  o   impersonales  y  además individuales o colectivas.

El  elemento “sujeto pasivo” hace referencia  al  destinatario o receptor  de  la norma y puede ser:  publico o privado y individual o colectivo. El sujeto pasivo es de carácter público cuando se trata de  un órgano al servicio del Estado, mientras que es privado cuando se trata de la ciudadanía. El sujeto 

pasivo es   individual  cuando se  trata  de un  órgano.  Cargo o ciudadano unipersonal,  mientras  es  colectivo cuando se trata de una clase de los mismos. Atendiendo, pues, al sujeto pasivo, las normas  jurídicas podrán ser públicas o privadas, individuales o colectivas.

Por “objeto” o contenido de las normas se entiende la acción o conducta prescrita; puede ser abstracto  o concreto. Es abstracto cuando lo que se prescribe es una clase de actos; es concreto cuando lo que  se prescribe es una acción determinada. Atendiendo, pues, al objeto de las normas jurídicas,  éstas  podrán ser abstractas o concretas.

Otro criterio que se suele tener en cuenta a la hora de clasificar a las normas jurídicas tiene que ver  con el tipo de efecto que intentan producir en la conducta del destinatario. Desde este punto de vista,  las normas pueden ser positiva o negativas y imperativas o permisivas. Son positivas aquellas que  prescriben que algo se debe hacer; por el contrario, son normas negativas o prohibiciones aquellas  que prescriben una omisión. Tanto las normas positivas como las negativas se dice que son normas  imperativas, en el sentido de que prescriben la obligatoriedad de un comportamiento (sea su comisión  o su omisión). Frente a las normas imperativas se suelen colocar las normas permisivas que tienen  como efecto, precisamente, neutralizarlas, bien permitiendo un comportamiento que, a falta de la  norma permisiva, resultaría prohibido, o bien permitiendo omitir un comportamiento que, de otro  modo, resultaría obligatorio. 

Otra tipificación digna de ser mencionada es la que deriva de la distinción entre normas categóricas y  normas hipotéticas. Las primeras prescriben un comportamiento incondicionadamente, mientras que  las   segundas   prescriben   un   comportamiento   condicionado   a   la   voluntad   del   destinatario   de   la  prescripción.

Las normas jurídicas suelen ser tipificadas también según regulen directamente comportamientos u  otras normas. Las primeras se denominan por ello normas de conducta (o normas primarias) mientras  a las segundas se les denomina “normas sobre normas” (o normas secundarias). 

Sempre   por   cuanto   concierne   a   las   caracteristicas   de   las   normas   jurídicas,   es   necesario   hacer  referencia a tres diferentes problemas: la justicia, la validez, y la eficacia de una norma jurídica.

El problema de si una norma es o no justa es un aspecto de la oposición entre mundo ideal y mundo  real, entre lo que debe ser y lo que es: norma justa es lo que debe ser; norma injusta es lo que no  debería ser. El problema de la justicia se conoce como problema deontológico del derecho.

 El problema de la validez es el problema de la existencia de la regla como tal, independientemente  del juicio de valor que si es justa o no. La validez jurídica de una norma equivale a la existencia de  esa  norma como norma  jurídica.  Para  decidir   si  una  norma es  válida   es  necesario   realizar   tres  operaciones: primero, determinar si la autoridad que la promulgó tenía poder legítimo para expedir  normas jurídicas,  segundo, comprobar si no ha sido derogada, y   por fin, comprobar que no sea  incompatible con otras normas del sistema, particularmente con una norma jerárquicamente superior  o con una norma posterior. Se trata, del problema ontológico del derecho.

Por  último,  la eficacia o  ineficacia de una norma dependerá  de si  ha sido seguida o no por sus  destinatarios. El problema de la eficacia de las reglas jurídicas es el problema fenomenológico del  derecho.

tema n. 5 ­ordenamiento juridico –

Las normas no constituyen elementos aislados pero su eficacia opera dentro de un conjunto en el que  se encuentran integradas, conjunto que se corresponde con la expresión de ordenamiento jurídico. 

El ordenamiento es un sistema, es decir un todo cuyas partes están relacionadas entre sí  de una  manera mutuamente explicativa y respondiendo a una determinada lógica interna. 

Esta relación se expresa en su unidad, su coherencia y su plenitud, que son los tres conceptos que un  sistema jurídico tiene que cumplir.

La unidad del sistema jurídico implica que todas las normas que lo componen están conectadas entre  sí  y sono todas ellas reconducibles, en  última instancia, a una  única norma fundamental según un  principio de jerarquíaLa norma fundamental es, por tanto, el criterio unificador de todas las normas  del sistema.

Ahora bien, es necesario decir que las normas jurídicas pertenecen al sistema si son validas, osea si  han sido dictadas por  el  poder   legítimo para expedirlas.  Así,  más concretamente,   la  unidad  del  ordenamiento jurídico se obtiene cuando todas y cada una de las normas jurídicas son válidas.

El sistema jurídico además de tener unidad tiene que tener coherencia entre las normas, es decir, no  deben existir  antinomias  o conflictos de normas. Existe antinomia cuando dos o más normas, que  pertenecen al mismo ordenamiento y que abarcan el mismo ambito de aplicación, imputan al mismo  caso soluciones incompatibles entre sí  o dan lugar a que la aplicación simultánea de las normas  produzca resultados incompatibles e imposibles. 

Existen incompatibilidades normativas que,  en función de su extensión, pueden ser denominadas  total­total, total­parcial y parcial­parcial. Una antinomia total­total se produce cuando ninguna de las  dos   normas   jurídicas   incompatibles   puede   ser   aplicada   en   ninguna   circunstancia   sin   entrar   en  conflicto con la otra. Una antinomia total­parcial se produce cuando una norma jurídica no puede ser  aplicada  en  ninguna circunstancia   sin  entrar  en  conflicto  con otra  norma del   sistema,  pero esta  segunda contempla supuestos adicionales respecto de los que puede ser aplicada sin conflicto con la  primera. Una antinomia parcial­parcial se produce cuando dos normas jurídicas poseen ambas una  parte de su ámbito de aplicación incompatible, pero otra que no lo es. 

Hay varios criterios de resolución de antinomias. El primero es el criterio competencial en base al  cual se elimina la norma emanada por el órgano que tiene menor rango de competencia. El segundo  criterio es el criterio jerárquico, en base al cual se elimina la norma con menor nivel; el tercero es  el  criterio cronológico en base al cual  prevalece la norma posterior, la más reciente.  El ultimo  criterio es aquel de especialidad que establece la preferencia de la norma especial sobre la general, lo  que  conduce  a  aplicar,  en  caso  de  antinomia,   la  norma que  regula de  modo más  especifico  un  supuesto.

Hay   de   señalar   que   estos   criterios   sirven   para   resolver   un   buen  número  de   incompatibilidades  normativas. Sin embargo, surgen problemas cuando a una antinomia le son aplicables más de un 

criterio y la solución que indican no es la misma. En estos casos se produce una antinomia de segundo  grado, ya que la incompatibilidad surge, no entre normas, sino entre los propios criterios para la  solución de antinomias. Para solucionar este tipo de antinomia no existe ninguna regla general y  objetiva.   Las   propuestas   doctrinales   son   variadas:   elegir   la   que  mejor   se   corresponda   con   los  principios que rigen el sector jurídico de que se trate, la que mejor tutele los intereses en juego, etc.  Sin embargo, la técnica más utilizada para resolver las antinomias es sin duda la interpretación.

Al igual que la coherencia, la plenitud es otro factor imprescindible para que el  sistema jurídico  permanezca sistemático y funcional. El ordenamiento debe ser completo, osea debe contener una  solución, o mejor, una norma para cualquier situación con relevancia jurídica que pueda presentarse.  Pues la plenitud del sistema puede ser definida negativamente como la “inexistencia de lagunas”. El  problema de las lagunas guarda una estrecha relación con el  de las antinomias, y ambos pueden  reconducirse al concepto de unidad. Sin embargo, si hay una laguna, no existe ninguna norma que  regule un supuesto concreto, por lo que para alcanzar la unidad de todas las normas entre sí hay que  buscar una norma aplicable: no pueden existir zonas de anomia, ámbitos de actuación no regulados.  En efecto, mientras que un ordenamiento jurídico puede estar integrado por normas incompatibles, la  ausencia de lagunas es un requisito  imprescindible de todo ordenamiento en el  que el  Juez esté  obligado a juzgar todas las controversias que se le presenten. 

Son dos los posibles métodos de resolución de las lagunas: la Heterointegracion, osea la utilización  de elementos externos para suplir la laguna, como por ejemplo el derecho natural, el derecho historico  ya derogado o un sistema jurídico extranjero o internacional (pero hoy en día estos instrumentos han  sido abandonados) y la  Autointegracion, que es la más utilizada, y que se propone de resolver las  lagunas con elementos internos al sistema jurídico positivo en vigor. 

Entre estos, los más importantes son: la analogía, el argumento a fortiori, el argumento a contrario y  los principios jurídicos. La analogía justifica trasladar la solución legalmente prevista para un caso a  otro distinto, no regulado, pero que es semejante al primero. El argumento a fortiori permite extender  la consecuencia jurídica prevista por una norma jurídica para un supuesto a otro supuesto diferente no  regulado, pero que merezca con mayor razón que el primero esa consecuencia jurídica. Al revés, el  argumento a contrario  justifica excluir  la aplicación de la consecuencia  jurídica prevista por una  norma   para   un   determinado   supuesto   de   hecho,   a   otros   supuestos   de   hecho   diferentes   a   los  expresamente mencionados por ella. Por fin, los principios generales del derecho son las normas  fundamentales y más generales del ordenamiento jurídico. 

tema n. 6 ­conceptos juridicos fundamentales –

Los conceptos jurídicos fundamentales  son nociones de carácter formal que se encuentran en la base  de   todo derecho  posible,  y  que  constituyen el   fundamento     teórico  del  derecho.  Son conceptos  jurídicos   fundamentales   por   ser   elementos   invariables   aunque   no   exclusivos   del   derecho,   que 

intervienen como elementos constantes y necesarios en toda relación jurídica, es decir, en toda forma  de conducta jurídica que se produce por la aplicación de la  norma a  los casos concretos.

Se trata de las nociones de persona jurídica,  capacidad jurídica,  acto antijurídico,  sanción, deber  jurídico, derecho subjetivo y responsabilidad: sin estos conceptos   resultaría imposible entender un  orden jurídico cualquiera.

Por persona jurídica se entiende a un sujeto de derechos y obligaciones que existe físicamente pero no  como individuo humano sino como institución y que es creada por una o más personas físicas para  cumplir un papel. A estas entidades el derecho atribuye y reconoce una personalidad jurídica propia  y, en consecuencia, capacidad para actuar como sujetos de derecho, esto es, capacidad para adquirir y  poseer bienes de todas clases, para contraer obligaciones y ejercitar acciones judiciales.

La capacidad jurídica se refiere a la aptitud de una persona para ser titular de derechos y obligaciones;  de ejercer o exigir los primeros y contraer los segundos en forma personal y comparecer a juicio.  También permite crear, modificar o extinguir relaciones jurídicas de forma voluntaria y autónoma. La  capacidad jurídica nace con el inicio de la existencia legal de toda persona.

El acto antijurídico se presenta como un comportamiento en contraste con una norma de derecho.  Esto tipo di acto se  caracteriza por tres elementos: un elemento subjetivo consistente en la culpa  del  autor, es decir, en haber observado   éste una conducta (ya sea una acción u omisión) que le sea  imputable como  culposa;  un elemento  objetivo  que  consiste  en  que dicha conducta sea contraria a  derecho; y finalmente, el tercer elemento consistente en la sanción del  ordenamiento jurídico como  reacción a la ilicitud cometida. Estos actos pueden clasificarse como culposos y no culposos. Los  culposos son aquellos caracterizados por la antijuridicidad subjetiva y los no culposos son los que  tienen un carácter antijurídico estrictamente objetivo.

Se denomina sanción a la consecuencia o efecto de una conducta que constituye infracción de una  norma jurídica  (ley  o  reglamento). Más específicamente se pueden  definir las sanciones jurídicas  como las medidas que un ordenamiento jurídico cualquiera establece al fin de reforzar el respeto de  sus propias normas y, en su caso, remediar los efectos de su incumplimiento.Dependiendo del tipo de  norma incumplida o violada, puede haber sanciones penales o penas;  sanciones civiles y sanciones   administrativas.

La sanción no es un efecto primario de las normas jurídicas, sino un efecto derivado y secundario.  Las normas  jurídicas se caracterizan por  la  imposición de deberes  y  la correlativa atribución de  derechos. Sólo en el caso de que falle esta estructura, se impondría la sanción. 

La sanción es, pues, un efecto no deseado, en el sentido de que sólo puede ser aplicada cuando no se  logra   evitar   el   incumplimiento   del   deber   jurídico. La   sanción   jurídica  presenta   unos   rasgos  distintivos  que   la   hacen   singular   respecto   al   resto   de  sanciones   que   pueden   imponerse   en   otros   códigos   normativos   (moral,   usos   sociales,   normas  religiosas, reglas del juego,...). Así las sanciones jurídicas se distinguen por su especial rigor y grado 

de formalización: están socialmente organizadas, cuentan con la posibilidad de recurrir al uso de la  fuerza y disponen de órganos específicos de imposición.

Uno de los efectos inmediatos del Derecho es la imposición de deberes a los sujetos a los que se  dirige. El deber es, pues, un elemento central de la estructura de las normas jurídicas. La propia  existencia del Derecho, en cuanto reglamentación necesaria para la vida social, es la que impone la  exigencia de que los mandatos contenidos en sus normas constituyan un verdadero deber ético para  los   destinatarios   de   tales   normas.

Por tanto, en la medida en que el Derecho ha de ser considerado como una regulación imprescindible  para el aseguramiento de la vida social, ha de aceptarse también el principio de que los hombres, en  cuanto miembros del grupo, tienen el deber ético de cumplir las normas jurídicas, por lo que el vigor  o   fuerza   vinculante   que   posee   el   deber   jurídico   hunde   sus   raíces  más   profundas   en   la   propia  conciencia ética del hombre en cuanto ciudadano. 

Hay que distinguir la existencia de dos grandes grupos de deberes jurídicos: los fundamentales y los  ordinarios. 

Los fundamentales son los deberes jurídicos de humanidad, es decir, aquellos que cada ciudadano  tiene, por el simple hecho de ser hombre, para con todos los otros seres humanos. Son deberes cuya  existencia   y   cuyo   alcance   no   dependen   sustancialmente   de   la   regulación   que   tengan   en   los  ordenamientos jurídicos históricos. Los ordinarios, en cambio, son deberes cuya existencia y alcance  están vinculados a la respectiva regulación de esos ordenamientos. Estos deberes tienen, pues, su raíz  inmediata y su agente configurador definitivo en las normas jurídicas que los imponen.

Se  llaman derechos  subjetivos,   a   las   facultades  que el  ordenamiento  jurídico  (llamado derecho objetivo)  reconoce a un individuo o a las personas, para que exijan un comportamiento determinado, o una abstención,  que se constituye para estos en un deber jurídico u obligación. O sea, que el derecho objetivo, es la norma, la  ley, de donde emana la pretensión de quien exige el  derecho subjetivo.  No hay  oposición  entre derecho  objetivo y subjetivo, sino correspondencia. El derecho subjetivo existe pues encuentra su reconocimiento en el  derecho objetivo, y este a su vez, cobra sentido cuando otorga a quienes está dirigido, derechos subjetivos.  Según su contenido patrimonial o económico, los derechos subjetivos, pueden ser patrimoniales (si tienen un  objeto económico, como los derechos, reales, personales e intelectuales) o extrapatrimoniales, si no lo poseen  (derechos de la personalidad y derechos de familia).

La   responsabilidad  jurídica es   la   imputabilidad  jurídica que  puede manifestarse como culpabilidad penal  (dolosa o no) o como simple imputabilidad no culposa (responsabilidad objetiva). La imputabilidad surge de la  existencia de una decisión de autoridad que atribuye una sanción o de una norma válida que impone un deber  ser (obligación o prohibición). Como culpabilidad, la responsabilidad emana del incumplimiento intencional o  imprudencial de  tales normas. Generalmente puede atribuirse  la responsabilidad jurídica a  todo sujeto de  derecho, tanto a las personas naturales como jurídicas, basta que el sujeto de derecho incumpla un deber de  conducta señalado en el ordenamiento jurídico.

Cabe señalar que todos estos conceptos, a pesar de   requerir un cierto carácter de universalidad,  difieren según cada autor, pues, sus determinación tiene mucho que ver   con una toma de posición  acerca del concepto de derecho que cada autor tiene. Sin embargo, a pesar de estas diferencias no se  puede negar la existencia  de ciertos conceptos que son  comunes a todos los ordenamientos jurídicos. 

Son estas semejanzas las que nos permiten percibir con claridad la unidad y armonía que existe en el  campo del derecho.

tema n. 7 ­ fuentes del derecho –

El ordenamiento jurídico corresponde al sistema normativo de un Estado, definido por las fuentes del  derecho en un determinado momento histórico. El conjunto de normas jurídicas regla las situaciones  y  las  relaciones públicas y privadas además de  la organización del  aparato  institucional  y de  la  pública administración. Del concepto de ordenamiento jurídico emerge, pues, la importancia de la 

norma   jurídica   caracterizada   por   elementos   intrínsecos   cuál   la   positividad,   la   coattività,   la  exterioridad, la generalidad y la abstracción. Los actos y los hechos habilitados por el ordenamiento  jurídico a producir normas de derecho representan el sistema de las fuentes del derecho.

El término fuente surge de una metáfora, pues remontarse a las fuentes de un rio, es llegar al lugar en  que sus aguas brotan de la tierra; de manera semejante, inquirir la fuente de una disposición jurídica  es buscar el sitio en que ha salido de la vida social al derecho.

La palabra fuente, jurídicamente, tiene tres acepciones que son: históricas, materiales y formales.

Las fuentes históricas son los documentos  (inscripciones,  papiros,  libros, etc.) que encierran el  texto  de una  ley o conjunto de  leyes.  Las fuentes  materiales  son  los  factores  y elementos  que  determinan el contenido de las normas jurídicas. En otras palabras son, aquellos factores políticos,  sociales, y económicos que contribuyen a  la formación del derecho y que deben ser tomados en  cuenta por los legisladores para crear normas jurídicas. Las fuentes formales  son los  procesos  de  creación de las normas jurídicas.

Las fuentes formales sono esencialmente 5: la legislación, la jurisprudencia, la costumbre, la doctrina  y los principios generales del derecho.

Se denomina legislación al conjunto de leyes a través del cual se ordena la vida en un país, es decir, lo  que popularmente se  llama ordenamiento jurídico y que establece aquellas conductas y acciones  aceptables o rechazables  de un individuo,   institución,  empresa,  entre  otras.  La  legislación de un  estado democrático está conformada por la Constitución nacional que se erige como la norma madre  y suprema y  luego por  las  leyes  que son el  producto del  trabajo  del  poder   legislativo,  aquellas  manifestaciones   reglamentarias   potestad   del   Poder   Ejecutivo,   como   ser   las   reglamentaciones,  decretos, tratados, convenciones, disposiciones, contratos, entre otras.

Dal concepto latino juris prudencia, se conoce como jurisprudencia al conjunto de las sentencias de  los tribunales y a la doctrina que contienen. La jurisprudencia es una fuente del derecho compuesta  por los actos pasados de los que ha derivado la creación o modificación de las normas jurídicas.

Las costumbres son actos reiterados a través del  tiempo que se observan con el convencimiento de  que responde a una necesidad jurídica; es necesario que estos usos sean general, es decir, observados  por la generalidad de las personas cuyas actividades están regidas por aquellos, no bastando que sean  la practica de algunas pocas.

Se denomina doctrina a las opiniones de determinados juristas de relevancia, nacionales o extranjeros,  sobre temas jurídicos, en general contenidos en los libros de textos por ellos publicados, que se usan  en juicio para reafirmar las posiciones de las partes. Si bien no tiene fuerza vinculante, ayuda a  esclarecer casos de solución dudosa, basado en el prestigio de las opiniones, dando al juez una valiosa  arma de interpretación para formar su convicción. 

Los  principios   generales   del  Derecho  son   los   enunciados   normativos  más   generales   que,   sin  perjuicio de no haber sido integrados al ordenamiento jurídico en virtud de procedimientos formales, 

se entienden forman parte de él,  porque le sirven de fundamento a otros enunciados normativos  particulares o recogen de manera abstracta el contenido de un grupo de ellos.

Estos principios son utilizados por los  jueces, los  legisladores, los creadores de doctrina y por los  juristas  en   general,   sea   para   integrar   lagunas   legales   o   para   interpretar   normas   jurídicas   cuya  aplicación resulta dudosa.

Las   fuentes  del  derecho se distinguen en:   fuentes  de  producción y fuentes  sobre  la  producción;  fuentes actos y fuentes hechos; fuentes directas y fuentes indirectas; fuentes de cognición; fuentes  legales y fuentes extra ordinem. 

La distinción mas importante es aquella entre las fuentes de produción y las fuentes de cognición.

Por fuentes de cognición se entienden el conjunto de los documentos que proveen el conocimiento  legal de la norma y soy, por lo tanto, los documentos que recogen los textos de las normas jurídicas  como la Constitución, los códigos, etc.

Por fuentes de producción, se entienden los actos y los hechos idóneos a producir normas jurídicas.  Las fuentes de producción se distinguen a su vez en fuentes­actos y fuentes­hechos.

Normalmente,  el  concepto  de  fuente­acto  coincide  con  la  de  derecho escrito,  mientras  aquel  de  fuente­hecho con el derecho consuetudinario, representado por la categoría de las costumbres. En  realidad, aunque eso puedes ser verdadero para la mayoría de los casos, por fuentes­acto se entienden,  más   precisamente,   los   actos   jurídicos   voluntarios   imputables   a   sujetos   determinados   (actos  normativos), mientras las fuentes­hecho, no siendo atribuibles a acciones voluntarias, son aceptados  por el ordenamiento en su objetividad; se trata, en otras palabras, de meros hechos jurídicos.

Además hay fuentes externas que son aquellas definidas por ordenamientos jurídicos extranjeros, que,  sin   embargo,   explican   sus   efectos   dentro   del   ordenamiento   nacional.   Pueden   derivar   de  ordenamientos generales (Comunidad Internacional), ordenamientos particulares (Estado o Iglesia), o  de ordenamientos intermedios (Unión de Estados). 

En  referencia  a  estas   tres   tipologías  de  ordenamientos   jurídicos  se  distinguen  tres  categorías  de  fuentes normativas externas: las normas de derecho internacional; la presuposición y la reexpedición;  y los reglamentos y las directivas de la Unión Europea.

tema n. 8 ­ attività interpretativa

La actividad interpretativa ocupa un lugar central en todos los ámbitos de la vida en que interviene el 

conocimiento humano.

  Por cuanto concierne el derecho, su ciclo vital constituye un continuo proceso de interpretación.

Sin   interpretación,   ningún  Derecho   puede   ser   realmente   eficaz   y   operativo,   ya   que   la   función  constitutiva del verdadero Derecho es precisamente ser y actuar como eficaz reglamentación de las  relaciones sociales. 

La gran mayoría de las normas jurídicas, por ser generales y abstractas, se expresan en forma muy  genérica e indeterminada, con un alcance regulativo muy amplio y muy poco preciso. En cambio, las  relaciones   sociales   sobre   las   que   se   proyecta   la   eficacia   directiva   de   esas   normas   son   siempre  particulares   y   concretas.   Será   necesario,   por   tanto,   encontrar   dentro   de   la   norma   general   la  correspondiente   regla   particular,   es   decir,   será   imprescindible   “traducir”   o   interpretar.

Ha de reconocerse que la necesidad de interpretación no afecta sólo a  las normas especialmente  oscuras, imprecisas o difícilmente inteligibles. Cualquier texto normativo, incluso el mejor formulado  y el más claro, necesitará ser desentrañado en su sentido, pues no existen nunca textos normativos lo  suficientemente claros como para que sea del todo innecesaria la interpretación. 

El sujeto jurídico implicado necesitará averiguar cuáles son las normas generales que corresponde 

aplicar  en  la situación concreta  que  tiene ante  él.  Para  lograrlo  necesitará  no sólo determinar  el 

sentido general de esas normas, sino también realizar una primera calificación jurídica global del 

supuesto fáctico al que van a ser aplicadas. Y tales actividades, en sí diversas, no son en modo alguno 

independientes,   pues   existe   una   recíproca   interrelación,   simultánea   e   indisoluble   entre   ambas 

operaciones. Y en consecuencia, no podrá determinarse la norma aplicable a un supuesto si no se 

tiene ya de alguna forma la calificación jurídica de tal supuesto. Y, a su vez, no podrá calificarse 

jurídicamente un supuesto si no se sabe ya de alguna forma cuáles son las normas jurídicas aplicables.

El intérprete ha de tener siempre presente que las normas jurídicas no son juicios o proposiciones de 

naturaleza científica (de los que puede hablarse en términos de verdad o falsedad), sino enunciados 

prescriptivos que están destinados a producir unos determinados efectos en la vida social y que, en 

consecuencia,  han de ser analizados atendiendo a criterios de justicia,  de adecuación al fin y de 

correspondencia entre la situación típica a la que se refiere cada norma y la situación real en la que va 

a   aplicarse.

Se  confirma,  pues,  el  carácter  constitutivamente complejo y problemático de  toda  interpretación 

jurídica. Ese carácter se agrava en la medida en que la interpretación se lleva siempre a efecto a través 

de   la   actividad   libre   y   creadora   del   intérprete,   ya   que   esta   circunstancia   hace   que   quede 

ineludiblemente sometida a la presión de múltiples condicionamientos de tipo cultural y personal.

La mejor manera de encontrar el “verdadero” sentido de las normas jurídicas es la contraposición 

entre la interpretación subjetiva, orientada al descubrimiento del sentido que le dio a la norma, en el 

momento de establecerla,  el  sujeto  jurídico que la creó,  y  la interpretación objetiva,  orientada al 

descubrimiento del sentido que esa norma tiene ya en sí  misma, dentro del  ordenamiento,  en el 

momento de aplicarla.

Más en particular se debe señalar que hay diferentes tipos de interpretaciones. 

La primera es la interpretación literal o declarativa que atribuye a las disposiciones normativas su 

significado   propio   sobre   la   base   o   del   significado   ordinario   de   las   palabras   y   de   las   reglas 

gramaticales de la lengua usualmente aceptadas o de la presunción de una perfecta correspondencia 

entre la intención del legislador y el texto normativo.

La   segunda  es   la   interpretación  Correctora   con  la   que   se   atribuye  a  un   texto  normativo  no   su 

significado literal más inmediato, sino un significado distinto. Esto tipo de interpretacion consta, a su 

vez, de tres tipos de argumentos: el argumento lógico, psicológico o teleológico que se apela a la 

voluntad,   la  intención o  los objetivos del  Legislador;  el  argumento apagógico que se apela a   la 

razonabilidad del Legislador y el argumento naturalístico que se apela a la naturaleza de las cosas 

para  desacreditar   el   significado  literal  de un  documento  normativo porque ya no  se  ajusta   a   la 

realidad. 

Ademas, la interpretación correctora puede consistir en una  interpretación extensiva (que consta de 

dos tipos de argumentos: argumento a simili y el argumento a fortiori), que permite de formar una 

nueva norma y en una interpretación restrictiva que restringe o circunscribe el significado de una 

disposición   excluyendo   de   su   campo   de   aplicación   algunos   supuestos   de   hecho   que,   según   la 

interpretación literal entrarían en el.

La   tercera   es   la   interpretación   sistemática   que   deduce   el   significado   de   una   disposición   de   su 

colocación   en   el   sistema  del   derecho,   en   el   conjunto   de   las   disposiciones   que   disciplinan   una 

determinada materia o institución.

Hay tambien una interpretación histórica que adscribe a una disposición uno de los significados que 

se le atribuyeron en la época que fue creada.

Por  fin,  hay una  interpretación evolutiva que atribuye a una disposición un significado nuevo y 

diferente de su significado histórico.

tema n. 9 ­ la aplicacion del derecho

En las últimas decadas se ha puesto grande atención al aspecto argumentativo en la aplicación del  derecho.  Hoy resulta poco probable considerar que un acto de poder no vaya antecedido por una motivación.  En el ámbito legislativo es natural que se acompañe el nacimiento de una ley por una exposición de  motivos. 

En  la actualidad,   la actividad  judicial   tiene que ser más especializada y eficiente para  tener una  solución a los problemas de la nueva cotidianeidad. Sumado a ello, la actividad judicial en un Estado  Democrático tiene como requisito que con claridad se expresen las razones que condujeron a la toma  de decisión. Por ello se exige que la motivación proporcione al interesado las indicaciones necesarias  para saber si la decisión está, o no, bien fundamentada y, por otra parte, permitir el control de la  legalidad.

La   argumentación   jurídica   es   la   pretensión   de   solucionar   la   vieja   disputa  entre   las   distintas  concepciones del juez, como mero aplicador del derecho, que sería en palabras de Montesquieu “el  juez que pronuncia las palabras de la ley” y la visión del juez que reivindica la función jurisdiccional  como una actividad de tipo valorativo, donde el juez es el factor central en la adjudicación de deberes y derechos.

En el primer caso, todo el conocimiento que el juez necesita para decidir y por lo tanto la decisión  viene predeterminada por la norma jurídica. De esta manera la actividad del juez es una actividad de  tipo “cognoscitivo”: interpretar es verificar el significado objetivo de los textos normativos.  Según la segunda interpretación, todo texto puede ser entendido en diversos modos y, depende la  decisión de las distintas posturas valorativas de los jueces o intérpretes. Desde este punto de vista, las  normas   jurídicas   no   preexisten   a   la   interpretación,   sino   que   existirán   solo   en   tanto   se   haya  concretizado a través de la sentencia. 

Hay de señalar que la argumentación es un medio de control en un estado democrático de derecho. De  tal modo, diversas teorías de la argumentación han señalado que el derecho consiste prácticamente en  una actividad de tipo discursiva; que el derecho exige dar “buenas razones” para justificar la decisión.  Aún cuando tenemos ante nosotros, en un caso una norma válida, eso no significa que tenga que ser  aplicada automáticamente. Es aquí donde entra en juego el discurso de aplicación. Este discurso está  centrado en la adecuación de las normas a las circunstancias relevantes del caso concreto. Se puede presentar el caso de que el derecho no ofrezca la respuesta jurídica deseada o buscada, por  lo que la actividad argumentativa será la de ofrecer razones que justifiquen la adopción de una nueva  decisión o impliquen lo que se ha dado a llamar “creación judicial”.

Si tenemos en cuenta que la argumentación siempre tiene un destinatario, resulta una obviedad que no  se trata de convencer a la parte contraria de que se tiene la “razón legal”, pero sí de persuadir al juez  que   hemos   presentado  mejores   argumentos   en   base   a   normas   y   principios   que   apoyen   nuestra  afirmación, además de los comunes argumentos utilizados como el argumento analógico, sistemático, 

pragmático,   de   autoridad,   es   decir   la   citación   de   jurisprudencia   y   otras  modalidades   como   el  argumento a simili, a fortiori y teleológico, entre otros. Todas las resoluciones se sustentan en una justificación interna, basada sobre un razonamiento de tipo  deductivo: se tienen fijados los hechos como premisa y éstos se subsumen dentro de otra premisa  general que son los artículos legales aplicables. 

Los problemas para la argumentación surgen en la necesariedad de ir más allá de la justificación  interna y realizar una justificación externa. Ésta última pondrá en cuestión las normas aplicables y los  hechos fijados.

Los problemas que se pueden presentar en la determinación de la premisa normativa son los problemas de relevancia, cuando existe duda sobre si tal norma existe o no, es ecir, verificar si es  posible que el ordenamiento reconozca una obligación o algún derecho aún cuando explícitamente no aparece y el de interpretación, cuando la norma aplicable admite diversos  sentidos o significados.

El problema que se puede presentar en el establecimiento de los hechos es el de la calificación: lo que  se discute es si determinados hechos se subsumen dentro de la norma que se quiere aplicar. 

Una vez que las premisas, normativa y de hechos, resultan fijadas, el paso siguiente es la conclusión,  es decir, a la sentencia.   Es sólo siguiendo este procedimiento que se puede llegar a una sentencia coherente y racional, que  tenga en cuenta todas las circunstancias concretas que pueden influir en el caso específico, es decir  una sentencia argumentada.

tema n. 10 ­ teorias de la justicia –

En filosofía política y filosofía del Derecho, una teoría de la justicia es una teoría que pretende fijar  criterios legítimos para definir en qué consiste la justicia y cómo se alcanza la igualdad entre los seres  humanos.

Platón concebía la justicia como producto de la armonía social que se producía cuando cada clase  social ocupaba su lugar y el filósofo­gobernante se situaba en la cúspide de la pirámide social. Por  otra parte, Aristóteles realizó la distinción entre justicia distributiva, el intercambio entre iguales (que  suponía   tratar   a   los   iguales   como   iguales   y   a   los   desiguales   como   desiguales)   y   la   justicia  conmutativa, la que imparte un juez o la que se produce en un intercambio comercial.

Más  tarde,  durante  la Edad Media,  se distinguirá  entre   la  ley Eterna,   la  ley Natural  y  las  leyes  positivas, creadas por los seres humanos para favorecer la convivencia y que se deben ajustar a las  otras   leyes.  También   se   planteará   la   idea  de  que   el   ser   humano   tiene  unos  derechos  naturales  inmutables e innatos.

En la Edad Moderna surgirán las teorías del contrato social y en el siglo XIX, el utilitarismo social,  que defenderá que la justicia consiste en conseguir la mayor felicidad posible para el mayor número  de   personas.  En   definitiva,   las   teorías  modernas   sobre   «lo   justo»   plantean   la   problemática   del  individuo dentro de la sociedad.

Entre las concepciones más debatidas en la actualidad sobre este punto hay que señalar aquellas de  John Rawls, Robert Nozick, Amartya Sen y Iris Marion Young. 

Las obras de John Rawls y Robert Nozick se fundamentan en el intento de encontrar una formulación  universal a priori de las condiciones para que exista la justicia.

John   Rawls,   retomando   la   tradición   contractualista   de   John   Locke,   Jean­Jacques   Rousseau   e  Immanuel Kant, expone un pensamiento alternativo al utilitarismo social. Para explicar cómo se debe  realizar este contrato establece la hipótesis de unos individuos que deben elegir en qué condiciones  les  gustaría  vivir  en sociedad;  estas  personas  se  sitúan en  lo  que  Rawls  denomina  la  «posición  original». Como la naturaleza humana conduce inevitablemente a conflictos de intereses, la «posición  original»   debe   estar   cubierta   por   el   «velo   de   la   ignorancia»,   según   el   cual   las   personas   que  establecerán el contrato desconocerán el lugar que ocuparán en la sociedad. En otras palabras, la  «posición original» garantiza la superación del egoísmo.

Desde esta perspectiva cualquier persona querría que se garantizaran dos principios:  primero,  las  mismas libertades para todos y, segundo, la igualdad entre todos los hombres. El segundo principio es  conflictivo porque no todos los hombres son iguales, por lo que el sistema solo debe aceptar las  desigualdades cuando se favorezca a los menos afortunados.

Rawls define los principios de justicia como imperativos categóricos, lo que supone que, cuando las  personas   actúan   siguiéndolos,   deben   hacerlo   autónomamente,   desde   su   propia   racionalidad,   sin  presuponer ni dejarse arrastrar por ningún deseo o propósito particular.

En su obra  Anarquía,  Estado y Utopía,  Nozick critica el estado de bienestar y considera que las  teorías igualitarias de la justicia son insuficientemente liberales. Piensa que los hombres en Estado de  Naturaleza (recogiendo este concepto utópico de Locke) poseen plena autonomía y su libertad solo  está limitada por el Derecho natural, que exige que nadie puede dañar a otro en su vida, su libertad y  su propiedad. Al establecer la supremacía de los derechos individuales concede carácter absoluto al  derecho de propiedad oponiéndose a las teorías de la justicia distributiva. El único Estado legítimo es  el Estado mínimo que tiene el monopolio de la violencia y la ejerce para hacer respetar los derechos  de   los   individuos.  Nozick   defiende,   por   tanto,   una   justicia   basada   en   una   «distribución   previa  justificada», y rechaza las teorías distributivas clásicas, donde la redistribución de bienes se hace  siguiendo un patrón establecido de antemano (según las necesidades o la condición social).

Amartya Sen, en su obra “La idea de la justicia”, ofrece una nueva (y conceptualmente más amplia)  teoría de la justicia que pretende subvertir, entre otros, el paradigma teórico propuesto por  John Rawls en su  Teoría de la justicia  y que es la base del pensamiento conocido como  liberalismo igualitario. La crítica a la teoria de Rawls se dirige a dos aspectos esenciales: la  factibilidad de identificar un acuerdo trascendental único y la redundancia de dicho acuerdo.  La obra de Sen, de alguna forma, puede catalogarse como “activista”, en tanto que implica un  llamado a identificar precisamente las injusticias remediables y a tratar de eliminarlas. Es por  ello que Sen escribe que su obra podría ser relevante en las áreas del derecho, la economía y  la política, así como tener “cierta pertinencia en las discusiones y decisiones sobre políticas y  programas de carácter práctico”. De hecho, Sen va incluso más allá y enumera algunos de los  temas y luchas que podrían representar un avance de la justicia: contra la opresión (“como la  esclavitud o el sometimiento de las mujeres”), contra la negligencia médica sistemática (“la  ausencia de facilidades médicas  en regiones  de África o Asia o de  la   falta  de cobertura  sanitaria  universal”),  contra  la  tortura,  contra   la  tolerancia silenciosa del  hambre crónica,  etcétera.

Iris Marion Young declara en las primeras páginas de su obra La justicia y la política de la diferencia   que una teoría de la justicia debe comenzar por los conceptos de dominación y opresión. Según esta  autora,   existen   dos   valores   universalistas   comprendidos   en   todo   proyecto   de   vida   buena   cuya  violación nos introduce de lleno en las cuestiones de justicia: el primero, desarrollar y ejercer nuestras  capacidades y expresar nuestra experiencia; el segundo, participar en la determinación de nuestra  acción y de las condiciones de nuestra acción. A estos dos valores sociales les corresponden dos  condiciones   que   definen   la   injusticia:   la   opresión,   que   resulta   de   las   trabas   institucionales   al  autodesarrollo;   y   la   dominación,   consecuencia   de   los   impedimentos   institucionales   a   la  autodeterminación. Frente a esto, Young propone la equidad social en un contexto de heterogeneidad,  pluralismo y discurso parcial. Para instaurar una nueva dinámica social se requiere una auténtica  revolución cultural  que persigue subvertir  los prejuicios, estereotipos y hábitos  inconscientes que  siguen  identificando a  homosexuales,  mujeres,   inmigrantes  o  personas  discapacitadas  y  de  edad 

avanzada como individuos repulsivos, peligrosos o amenazadores de la identidad generalizada. Una  política de la diferencia debe, por lo tanto, otorgar voz a los grupos desfavorecidos de la sociedad,  cuyas demandas han sido desvalorizadas o excluidas por la política tradicional.  

tema n. 11 ­ valores juridicos –

El derecho puede definirse como un orden concreto, creado para la realización de valores colectivos,  cuyas normas son normalmente cumplidas por los particulares y, en caso de inobservancia, aplicadas  o impuestas por los órganos de poder público.

Cuando se asevera que el derecho ha sido instituido para el logro de valores, con ello se indica, un  elemento estructural de todos los órdenes: su finalidad. Este elemento pertenece a la escancia de lo  jurídico, ya que no podemos llamar derecho a un orden no orientado hacia valores como la justicia, la  igualdad, la seguridad y el bien común. 

El problema de la justificación de un orden concreto solo puede plantearse y resolverse de manera  satisfactoria cuando se tiene un conocimiento adecuado de los fines a que debe tender, lo mismo que  de los medios que permitirán realizarlos. Lo dicho revela una de las causas determinantes de la  imperfección de los sistemas legales: ni siquiera el legislador mas sagaz puede intuir  convenientemente toso los valores que, en tal o cual circunstancia histórica, deben condicionar el  contenido de las leyes, ni prever tampoco, de manera infalible, hasta que punto estas serán cumplidas  o aplicadas. Los valores no son únicamente sustentáculo de los fines; fundan, asimismo, el deber de  realízalos. Pero ello exige que el hombre convierta el cumplimiento en meta de su obrar. 

El valor es un tema muy antiguo de la meditación iusfilosófica, pero la denominación de "valor" es  nueva,   tanto  como  la  disciplina  específica  de   la  Axiología   (rama de   la   filosofía  que  estudia   la  naturaleza de los valores y juicios valorativos. Se entiende por valor, aquella característica positiva o  virtud que una persona u objeto tienen, por medio de la cual se destacan o tienen una utilidad.

Se pueden reconocer los valores en base a una Bilateralidad (es decir una relación entre dos o más  individuos), serán valores que se dan en la sociedad  o la comunidad; y no aquellos aislados de una  persona. La Justicia sería valor por que se da en relación con los demás; la Santidad no lo sería: no  requiere ser compartida, es individual.

Además  del  valor  que  tiene  la   sola  presencia del  derecho en sociedad al  ordenar   las  conductas  sociales y propiciar seguridad e igualdad jurídicas, el Derecho es portador y garantizador de otros  valores superiores en función de los cuales, precisamente, ordena, asegura e iguala.

De todos los valores del Derecho el más importante es el de "justicia"; tiene tanta importancia que  algunos autores designan a la axiología jurídica como Teoría de la Justicia.

Identificar el concepto del valor justicia no es fácil, depende de la posición filosófica que se adopte,  es decir, para un positivista (quien cree que la justicia reside en la letra de la ley), el valor justicia se  cumplirá toda vez que la letra de la ley sea respetada; para un iusnaturalista (quien cree que por  encima del derecho escrito existe el derecho natural), el valor justicia se concretará cuando en el caso  concreto se respeten aquellos valores superiores.

Sin embargo,  en línea general se puede decir que la justicia es ética,  equidad y honradez.  Es la  voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la  conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás.

Otro valor jurídico importante es el bien común. Se trata de un concepto complejo, que en general  puede ser entendido como aquello de lo que se benefician todos los ciudadanos o como los sistemas  sociales, instituciones y medios socioeconómicos de los cuales todos dependemos que funcionen de  manera que beneficien a toda la gente 

La seguridad jurídica es otro valor fundamental de cualquiera ordenamiento jurídico. Es un principio  del derecho, universalmente reconocido, que se entiende y se basa en la «certeza del derecho», tanto  en el ámbito de su publicidad como en su aplicación, y representa la seguridad de que se conoce, o  puede conocerse, lo previsto como prohibido, mandado y permitido por el poder público respecto de  uno para con los demás y de los demás para con uno. En otras palabras, la seguridad jurídica es la  «certeza del derecho» que tiene el individuo de modo que su situación jurídica no será modificada  más   que   por   procedimientos   regulares   y   conductos   legales   establecidos,   previa   y   debidamente  publicados.

Valor esencial de cada orden jurídico es aquel de igualdad y, precisamente, de igualdad ante la ley,  que establece que todos los hombres y mujeres son iguales ante la ley, sin que existan privilegios ni  prerrogativas de sangre o títulos nobiliarios. Es un principio esencial de la emocracia., incompatible  con sistemas legales de dominación como la esclavitud, la servidumbre o el colonialismo.

Muy importante es también el valor de la libertad. Este valor está implicito en cada norma jurídica ya  que los ciudadanos tienen que respetar a ésta voluntariamente, tiene la libertad de aplicarla o no, pero  de no hacerlo estarían frente al Estado, que podrá ejercer su facultad de coaccionar cuando la norma  jurídica ha sido vulnerada con justicia.

Otro valor jurídico fundamental es aquel de equidad, que se puede definir como un instrumento de  humanización de la norma en función de los méritos del caso concreto. A diferencia de la justicia,  toma   en   cuenta   un   sentido   humano   que   debe   tener   el   Derecho,   prevaleciendo,   frente   a   las  consideraciones normales y regulares, la circunstancia del caso concreto.

Equidad y justicia no son valores en conflicto. Siendo la equidad una de las expresiones del ideal de  justicia informador del ordenamiento, y siendo ésta un ingrediente necesario del Derecho positivo, la  equidad viene a formar parte de él.  Por eso, cuando se contrapone solución de Derecho frente a  solución de equidad, no debe entenderse que la misma supone un escapismo, sino el recurso a otras  normas que se aplican así mismo equitativamente, aunque no estén formuladas legalmente.

commenti (0)

non sono stati rilasciati commenti

scrivi tu il primo!

Questa è solo un'anteprima

2 pagine mostrate su 28 totali

Scarica il documento